Términos y condiciones generales
Marco de aplicación

Estas condiciones son válidas para los contratos entre los traductores y sus clientes, excepto si hay otras condiciones formalmente estipuladas u obligatorias por ley. Las condiciones generales de los clientes solo serán vinculantes para los traductores si antes se han reconocido formalmente.

Ámbito del encargo de traducción
La traducción se realizará cuidadosamente, siguiendo los principios generales del ejercicio de la profesión. El cliente recibirá el texto traducido, tal y como se acordó en el contrato.

El deber de que el cliente aclare y proporcione información
El cliente tiene la obligación de informar previamente al traductor acerca de las especificaciones del encargo de traducción (formato de la traducción: digital, papel, etc., número de copias impresas, formato externo de la traducción). En caso de que la traducción vaya a ser publicada, el cliente puede confiarnos la revisión del texto. Asimismo, el cliente debe poner previamente a disposición del traductor toda la información y documentación relevante para realizar la traducción (glosarios, mapas, esquemas, tablas, abreviaturas, etc.). Los errores que puedan resultar de la falta de cumplimiento de estas condiciones no podrán ser imputados al traductor.

Rectificación de erratas
El traductor se reserva el derecho a rectificar las posibles erratas. El cliente tiene derecho a exigir que se rectifiquen las erratas que pueda contener la traducción. El derecho a rectificar las erratas puede ser ejercido tras la presentación de una declaración fundamentada que contenga dichas erratas. En caso de que se entregue la corrección de un texto o un texto de sustitución, los derechos legales de la prestación de servicios volverán a ser aplicables, excepto si se llega a otro tipo de acuerdo.

Responsabilidad
En caso de que se produzca una negligencia o existan errores intencionales, el traductor será responsable de ello. Sin embargo, cuando se trate de faltas menos graves, este solo será considerado responsable si se comprueba el incumplimiento de los deberes contractuales.

Confidencialidad
El traductor está obligado a mantener la confidencialidad sobre todos los asuntos relacionados con su actividad.

Honorarios
Los pagos se efectúan inmediatamente después de recibir la traducción o en torno a 30 días después de emitir la factura.
En relación a los honorarios acordados con el cliente, el traductor tiene derecho a que se le reembolsen los posibles gastos adicionales que resulten de la tarifa aplicada. La factura detallada de los contratos con clientes privados incluye el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA); en el resto de los casos, este será añadido a la correspondiente factura cuando la ley así lo exija. Si se trata de encargos de mayor volumen, el traductor puede pedir un adelanto, que se considera necesario para realizar la traducción. Por último, en aquellos casos debidamente justificados, se puede pedir la recepción completa de los honorarios antes de entregar el encargo.

Derecho a la propiedad y derechos de autor
Hasta que no se realice el pago íntegro de la traducción, esta será propiedad del traductor, por lo que el cliente no podrá ejercer ningún derecho de utilización.
El traductor se reserva los derechos de autor de sus propias traducciones.

Ley aplicable
Se aplica la ley de la República Portuguesa a todos los encargos de traducción y asuntos relacionados. La validez de estos términos y condiciones no se verá afectada por la nulidad y no aplicabilidad de condiciones particulares.